¿Cuánto dura una franquicia?

Resulta ser de lo más habitual y en cierta medida hasta podría catalogársele como “natural”, el querer saber con exactitud cuánto dura una franquicia antes de tomar una decisión e invertir en un negocio de este tipo.

Hablando de manera estricta, la realidad es que no existe una ley como tal la cual establezca una especie de plazo mínimo o máximo de duración de una franquicia. No obstante, en la práctica lo usual es que los contratos de esta índole sean por un período de 5 años.

Dicho lo anterior y justo como sucede en prácticamente cualquier aspecto de la vida, nos topemos con sus excepciones. Centrándonos únicamente en el tema de las franquicias, son muchas las que por una u otra razón cuentan con sus períodos de tiempo muy específicos.

En ese sentido, varios expertos en el tema ven al contrato de 5+2 (cinco años con opción a renovar por dos más), mientras que otros tantos abogan en favor del 5+5 como la solución idónea tanto para el franquiciante como para el franquiciador.

inversion-franquiciadaAhora bien, una vez que el período de tiempo establecido en el contrato se cumple, ¿qué pasa? Invariablemente, lo que le sigue a esta situación nos enfrentamos invariablemente con dos escenarios: o se termina con la relación dejando la franquicia, o se decide continuar con la colaboración y se procede a renovar el contrato.

Lo más común es que, cuando se trata de una sociedad que ha funcionado y ambas partes están han estado de acuerdo con términos y condiciones, se solicite la prórroga automática de la licencia.

Cabe señalar que el contrato de franquicia debe recoger la duración mínima de la licencia, así como también las condiciones bajo las cuales se llevarían a cabo las prórrogas sucesivas. En otras palabras, absolutamente todo debe todos los pormenores deben estar señalados en el contrato desde un primer momento.

Dejando de lado el período del tiempo y tomemos la opción que tomemos, es importante apostar de manera clara por la estabilidad tanto de la red como de la inversión franquiciada, ya que, normalmente, la estabilidad (no confundir con el estancamiento) conduce a la rentabilidad.

Leave a comment