Tipos de máquina de espresso según su mecanismo conductor

A la máquina de espresso o máquina para hacer café espresso puede clasificársele tomando distintos factores en consideración.

En esta oportunidad, te decimos cómo puede ser dividida tomando como base su mecanismo conductor.

Antes de entrar de lleno en la clasificación, repasemos brevemente un poco de historia.

La creación de este tipo de máquinas se remonta al año 1901. Desde esa fecha, varias marcas como La Marzocco, Cimbali y otras tantas han surgido, cada una ofreciendo distintos modelos y prestaciones que las distinguen del resto.

Entre los elementos distintivos de cada una podemos encontrar la presión empleada con el molido o la presión como tal, la finura del molido, la posibilidad –o no– de modificar el sabor del espresso, entre otras.

Las cafeteras pueden también contar con un canal de vapor, el cual es usado para vaporizar y obtener espuma en líquidos, específicamente leche para bebidas como el latte o el capuchino.

Mecanismo conductor

Pasando a los tipos de máquina de espresso de acuerdo a su mecanismo conductor, nos encontramos con un total de cuatro: a vapor, de pisón, de bomba, y de bomba de aire.

Iniciando con los que son a vapor, estos tienen una unidad precisamente de vapor, la cual funciona provocando que el agua atraviese el café mediante vapor o presión de vapor.

su-diseno-recurre-a-una-manivela-Este fue el primer tipo de cafeteras espresso que existieron. En la actualidad aún se recurre a este diseño, sobre todo hablando de la gama más económica, puesto que no requiere de ningún componente móvil.

Pasando a las de pistón, también conocidas como de manivela, estas fueron creadas por Achille Gaggia en Italia en 1945, creador de la marca de cafeteras espresso Gaggia. Su diseño recurre a una manivela que se acciona a mano, esto con el fin de presurizar agua caliente y mandarla a través del café molido. Cabe puntualizar que existen las de pistón manual, donde el operador presiona el agua mediante el molido, y las de pistón de muelle, donde lo que hace el barista es tensar el muelle.

Como tercer tipo nos encontramos con las de bomba, las cuales significaron un avance respecto a la unidad de pistón. Fueron introducidas en 1961, y desde entonces se han consolidado en las cafeterías como el diseño más popular. En vez del tradicional servido manual, tienen una bomba a motor que brinda la fuerza necesaria para hacer el espresso. Este tipo tiene a su vez sus propias variantes.

Por último, tenemos las de bomba de aire. Surgidas en los años 2000, son las máquinas de espresso más modernas del mercado. Estas recurren al aire comprimido para que el molido pueda ser atravesado por el agua caliente, la cual proviene de un termo o una caldera. Por su parte, el aire comprimido viene de una bomba activada a mano. De este último tipo cabe resaltar lo práctico que resulta su tamaño, pues en conjunto con su ligereza las convierte en excelentes máquinas portátiles para preparar espresso.

Leave a comment